Reciba nuestro Boletín de Noticias Semanal.

Regístrese

 

“Hay una contraposición entre la vigencia de los derechos y modelos de países basados en la explotación de recursos”

El pasado 3 de octubre se realizó en Paraguay el III seminario “Mecanismos de Protección de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos: Entre el Compromiso y el Riesgo”, con la participación de referentes locales y de Colombia, México, Guatemala, Honduras y de instituciones que trabajan el tema en le región.

Una de las panelistas fue Alexandra Loaiza, periodista y defensora de derechos colombiana, referente en la región de Protección Internacional.

Para ella el incremento de asesinatos, hostigamiento y violencia hacia personas defensoras de derechos en América Latina tiene relación con los modelos económicos y políticos que la mayoría de nuestros países promueve.

Esta realidad hace que hoy estén como objeto de esta violencia principalmente defensores del derecho a la tierra, el territorio y los recursos naturales, comunidades rurales, pueblos indígenas, campesinos, afros, que intentan preservar sus territorios y sus recursos naturales.

“Hay una contraposición entre la vigencia de los derechos y modelos de países económicos basados en la explotación de recursos, en la limitación de derechos…que hace que estemos en un choque constante”, dijo.

Y dentro de estos modelos económicos y políticos, la violencia todavía es un recurso válido para alcanzar objetivos.

Además de incrementarse, analizó, esta violencia se diversificó contra las personas y organizaciones defensoras, además de asesinatos, hostigamiento, estigmatización, difamación, encarcelamiento, se apunta al debilitamiento de los procesos organizativos.

Para Loaiza, lo que más ha salvado vidas de personas defensoras en la región es la autoprotección, es decir estrategias y mecanismos de protección originadas de manera participativa y colectiva en las mismas organizaciones y territorios.

Dijo que en la región muchos gobiernos avanzaron en la adopción de mecanismos de medidas de seguridad para mitigar esta violencia.

“Todavía son pasos que son muy restringidos, ponen un foco en la seguridad de las personas que están en riesgo y no sobre la garantía del derecho de defender los derechos. Hablar de la garantía del derecho de defender los derechos nos obliga a pensar una protección colectiva, relacional, en medidas  de voluntad política que reconozcan el derecho a defender los derechos humanos y la legitimidad de las luchas sociales, y en ese marco crear una cultura que garantice”, dijo.

 

signature