Reciba nuestro Boletín de Noticias Semanal.

Regístrese

 

Las FF. AA. tienen la obligación permanente e inexcusable de respetar y garantizar integralmente los derechos de las mujeres que la integran

En efecto, a raíz de los hechos que son de público conocimiento, y que afectan a la Tte. de Fragata Carmen Quinteros Giménez, sometida a un proceso disciplinario en el ámbito militar por exigir el derecho de amamantar libremente a su hijo, la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) expresa cuanto sigue:
1. Las Fuerzas Armadas (FF.AA.) están obligadas a acatar plena e integralmente la orden emanada de la justicia, pronunciada a partir de una petición formulada por la Tte. Quinteros, adoptando las disposiciones internas necesarias para que la misma pueda desenvolverse libremente de acuerdo a su rol de madre, garantizando de este modo la alimentación adecuada de su hijo mediante el amamantamiento.
2. La situación planteada, que no se reduce solamente a la prohibición de amamantar al niño, violando los derechos del mismo y de la madre, es particularmente grave en este caso, dado que la exigibilidad de derechos ejercida mediante la activación de recursos judiciales e institucionales legítimos por la Tte. Quinteros, son acciones consideradas arbitrariamente por las FF. AA. como causas de sanción disciplinaria, algo inadmisible dada las obligaciones que tiene el Estado de garantizar el desarrollo integral de los niños y niñas, permitiendo, entre otras cosas, el derecho de las madres a amamantar a sus hijos, tal como está prevista en la Ley 5508/15 de “Promoción, Protección de la Maternidad y Apoyo a la Lactancia Materna.
3. Las FF.AA., al tiempo de enviar un mensaje dañino a toda la sociedad en el caso que nos ocupa, se muestra reacia a asumir que desde hace varios años es una institución mixta, lo que le obliga a adaptar su funcionamiento y organización de tal modo a respetar y garantizar integralmente los derechos de las mujeres que la integran, en especial de aquellas que cumplen el rol de madres, y no esperar que éstas se adapten a un régimen disciplinario arcaico e incompatible con las obligaciones que en materia de derechos humanos posee el Estado.
3. Por último, la Codehupy, se solidariza con la Tte. Carmen Quinteros y su hijo, reiterando su rechazo a la arbitraria situación que le toca vivir, y exige la intervención decidida y eficaz del Ministerio de la Mujer y la Secretaria de la Niñez y la Adolescencia, así como de las instancias jerárquicas correspondientes de las FF.AA., para rectificar los acontecimientos en curso y la reparación integral de los derechos que están siendo violados en perjuicio de la afectada y su hijo.
Asunción, mayo 12 de 2017
Por la Coordinación de Turno,
Raquel Samudio, Enfoque Territorial.
Juan Sebastian Cabral, Fundación Vencer.
Guillermo Blanco, Decidamos.
Oscar Ayala Amarilla, Secretario Ejecutivo de la Codehupy.
signature

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *