Reciba nuestro Boletín de Noticias Semanal.

Regístrese

 

Una fecha para la memoria y exigir el fin de la impunidad

Este viernes 3 de febrero se cumplen 28 años de la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner. El Paraguay es uno de los países de la región que menos ha avanzado en la investigación y castigo de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar.

La mayoría de las personas que tomaron parte de las acciones represivas contra la oposición ya han fallecido o superado la edad de imputabilidad. A este cuadro de impunidad se añade la creciente reivindicación del pasado stronista de parte de altos funcionarios del Estado y el recrudecimiento de actuaciones arbitrarias de las fuerzas de seguridad, lo cual genera un ambiente propicio para la comisión de los delitos de desaparición forzada y ejecuciones arbitrarias.

A pesar de todo ello, en el informe Derechos Humanos en Paraguay 2016 de la Codehupy, en el artículo “Identificación de personas desaparecidas, un camino de memoria y lucha contra la impunidad”, destacamos como un avance alentador el trabajo de hallazgo e identificación de restos de personas desaparecidas realizado por la Dirección de Memoria Histórica y Reparación (DMHR) del Ministerio de Justicia, una labor liderada por el Dr. Rogelio Goiburú.

Los hallazgos e identificaciones aportan importantes elementos de prueba con vistas a iniciar urgentes procesos investigativos para esclarecer y castigar las desapariciones forzadas y ejecuciones arbitrarias cometidas en la era stronista. A través de los testimonios de integrantes de las fuerzas de seguridad que ejecutaron o presenciaron las desapariciones, así como de civiles sobrevivientes, se exhumaron hasta el momento 36 restos de víctimas del terrorismo de Estado y se lograron las primeras cuatro identificaciones.

Sin embargo, las labores de identificación se dificultan por la falta de presupuesto para solventar los análisis genéticos y realizar nuevas excavaciones. Esto a pesar de la facilidad que brinda contar en la actualidad con un banco de sangre y perfil poblacional, lo cual hace que los costos sean significativamente menores. Desde la DMHR se informó que se tienen al menos una docena de lugares identificados donde se encontrarían restos de desaparecidos, pero los trabajos no pueden ser realizados por la falta de fondos. Otra carencia es la falta de personal suficiente y especializado aunque se han firmado convenios capacitación, pero que no se pueden aplicar por la falta de partida presupuestaria.

En efecto, la DMHR no cuenta con presupuesto propio y los trabajos que se realizaron hasta el 2016 fueron financiados con presupuestos aprobados en el 2014 para las identificaciones y la creación del banco genético y perfil poblacional, que ya fueron transferidos al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que realiza los análisis genéticos. A estas limitaciones de orden económico se suma la falta de avances en la investigación e identificación de los responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el periodo stronista.

En esta fecha reiteramos las recomendaciones que hemos hecho respecto a la necesidad de dotar de presupuesto suficiente a la DMHR a fin de continuar con las búsquedas e identificaciones, realizar las capacitaciones para potenciar el equipo de búsqueda para las exhumaciones, investigar y castigar los crímenes de desaparición forzada así como las ejecuciones arbitrarias cometidas por fuerzas policiales, militares e incluso civiles armados. Así también resulta necesario sumariar y sancionar a los agentes fiscales que hayan actuado con negligencia en la investigación de estos casos y, por lo tanto, negado el derecho de acceso a la justicia que se merecen las víctimas y sus familiares.

signature

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *